Somat Logo

Suciedad incrustada: cómo limpiar tus platos más difíciles en el lavavajillas

Aunque tu lavavajillas pueda encargarse de la vajilla y los cubiertos del día a día, limpiar ollas especialmente sucias, sartenes requemadas u otros utensilios de cocina con restos difíciles puede suponer tener que pre-lavar los platos o dejarlos un tiempo en remojo. Descubre cómo conseguir siempre resultados ultraperfectos con nuestros consejos de pre-lavado, enjuagado y trucos para manchas difíciles.

Cómo limpiar una olla con restos requemados en el lavavajillas

Nos ha pasado a todos: te despistas un minuto del risotto que estás preparando o del sofrito con tomate que ya tienes listo, y todo queda cubierto de una costra negra tan dura y gruesa que te da la impresión de que tendrás que despedirte para siempre de tu olla. Sin embargo, si esa olla está hecha de acero inoxidable, habrás tenido suerte. Si la pones un poco en remojo, luego la introduces en el lavavajillas con el programa correcto y el producto de limpieza adecuado, podrás limpiar la olla con restos incrustados o requemados y evitarás tener que tirarla.

1. En general, no es necesario enjuagar ni poner en remojo los platos sucios antes de introducirlos en el lavavajillas. Obviamente, una olla con restos incrustados o requemados es una cuestión ligeramente distinta, por lo que deberás ponerla en remojo en agua caliente lo antes posible. No uses lavavajillas a mano ni ningún otro producto en esta fase. El agua bastará para ablandar la suciedad. Si prefieres usar un aditivo, asegúrate de enjuagarlo bien antes de meter la cacerola en el lavavajillas, ya que cualquier residuo puede afectar al resultado de limpieza.

Cómo limpiar una olla con restos requemados en el lavavajillas

2. Una vez que la olla haya estado en remojo el tiempo suficiente, rasca el fondo quemado con una cuchara o espátula de madera para eliminar la costra más resistente y, a continuación, elimina un poco más con un estropajo de plástico o de lana de acero.

3. Lo ideal sería lavar la olla con restos requemados solamente junto con otros platos tan sucios como ella. Después de una fiesta o una cena, lo mejor es hacer un lavado normal para los platos y vasos y otro con un programa más intenso para tus ollas, sartenes y fuentes para horno sucias. Si no tienes suficientes platos para dos lavados por separado, lava la olla con los platos que no sean tan delicados ni frágiles y deja las copas de vino y la porcelana para otro día.

4. No sobrecargues el lavavajillas ni inclines la olla para ahorrar espacio. Cuanto más espacio haya alrededor de tu cacerola, más agua llegará hasta ella y más limpia quedará. Comprueba en el manual de tu lavavajillas o en el sitio web del fabricante si recomiendan poner en un lugar específico los platos más sucios. Si no es así, pon la olla boca abajo sobre la bandeja inferior.

5. Pon en marcha el lavavajillas con el programa más potente. En función de tu modelo de lavavajillas, puede tratarse sólo de ajustar a una alta temperatura o bien poner el programa de "lavado intensivo", "suciedad" u "ollas y sartenes".

6. Además del producto de limpieza adecuado, el agua caliente es un ingrediente esencial que marcará la diferencia entre unos platos sucios y limpios. Si a tu grifo le lleva un tiempo calentar el agua, lo mismo le pasará al lavavajillas, ya que la mayoría se alimentan de agua caliente. Para garantizar que el agua esté lo más caliente posible desde el principio, puedes abrir el grifo hasta que salga agua caliente antes de poner en marcha el lavavajillas. Puedes llenar el hervidor de agua o el cubo para fregar el suelo, por ejemplo, para evitar desperdiciar ese agua.

7. Para los platos más sucios, recomendamos Somat Oro Pastillas, una pastilla para lavavajillas multifunción con potencia adicional para eliminar los restos de comida requemada de las ollas y sartenes sucias. Tener la vajilla muy sucia no implica tener que usar el doble de detergente: usar dos pastillas no hará que los resultados queden dos veces más limpios. Al contrario, el exceso de detergente puede dejar un residuo difícil de eliminar. Mira el vídeo a continuación para averiguar cómo funcionan estas potentes pastillas.

8. Lo normal sería esperar hasta que el programa de secado del lavavajillas haya terminado su ciclo completo, pero es mejor retirar una olla que haya estado muy sucia mientras todavía esté húmeda. De esa forma, cualquier resto que no haya sido totalmente eliminado durante el lavado estará blando y podrá quitarse fácilmente a mano. En el proceso de secado, los restos vuelven a quedar incrustados, haciendo que vuelvas a empezar de nuevo.

Cómo limpiar una sartén requemada en el lavavajillas

La mayor parte de los pasos anteriores para limpiar las ollas también se aplican para limpiar una sartén requemada, eso sí, ¡si es de acero inoxidable! Sin embargo, si tus ollas o sartenes están hechas de aluminio, no deberías lavarlas en el lavavajillas bajo ningún concepto. Las ollas y sartenes antiadherentes con revestimiento de teflón pueden lavarse en el lavavajillas (verifícalo siempre, encontrarás la información en la parte inferior de la olla/sartén, en su embalaje o en el sitio web del fabricante), pero debes prescindir del pre-lavado con estropajo de lana de acero del paso 2.

Cómo limpiar los platos REALMENTE sucios en el lavavajillas

"Después de haber lavado con éxito una sartén u olla con restos incrustados o requemados, los platos sucios pueden parecer pan comido, pero hay un par de cosas más que deberías tener en cuenta:

  1. Lava únicamente los platos sucios en un ciclo de lavado intensivo si estás seguro/a de que son lo suficientemente resistentes como para soportar las temperaturas tan altas.
  2. No puedes colocar todos los platos sucios boca abajo como hiciste con la sartén o la olla, pero sí deberías dejar más espacio entre ellos para una mejor limpieza. Por ejemplo, puedes dejar un espacio vacío entre dos platos que estén muy sucios.
  3. Modifica la manera en que cargas el lavavajillas cuando la vajilla que normalmente va en el estante superior está más sucia de lo normal. Por ejemplo, una taza de café que se haya usado para hacer un pastel debería ir en el estante inferior, aunque normalmente la pondrías arriba.
  4. Las fuentes para horno sucias pueden ser casi tan difíciles de limpiar como las sartenes y ollas, así que ponlas en remojo como se describe anteriormente (en agua únicamente) si es necesario".
Filter by categories: