Somat Logo


¿Cómo funciona un lavavajillas?

Lavavajillas

Estamos tan acostumbrados a delegar las tareas rutinarias a máquinas que pocas veces nos paramos a pensar en el mecanismo que lo hace posible. Con solo activar un botón, se ponen en marcha sin rechistar. Nuestros diligentes lavavajillas son un buen ejemplo de ello. Más ruidosos o más sigilosos, con más programas o con menos, todos tienen algo en común: en una hora y media, más o menos, han limpiado una vajilla completa, a veces incluso las sartenes y las ollas, y la han dejado reluciente. En ese tiempo, has escuchado diferentes ruidos y has intuido un poderosísimo chorro de agua dando vueltas. Pero ¿sabes lo que ocurre en realidad dentro de tu lavavajillas? ¿Sabes cómo funciona tu lavavajillas?

El funcionamiento de un lavavajillas: un misterio resuelto

Aunque los fabricantes introduzcan novedades patentadas que diferencien sus productos de los de la competencia o lancen inventos revolucionarios, el funcionamiento de un lavavajillas no varía mucho en lo esencial.

Estos son los pasos que recorre un lavado ordinario:

  1.  Una válvula de admisión se abre para que entre agua en el lavavajillas. No se llena entero, sino solo una cavidad situada en la parte inferior.
  2. Un calentador calienta esta agua.
  3. El lavavajillas abre el dispensador de detergente y añade una cantidad al agua. A lo largo del lavado, y obedeciendo a su programación, irá añadiendo el detergente que necesita paulatinamente.
  4. Una bomba dirige el agua caliente con detergente a los brazos giratorios con tal presión que les obliga a girar sobre sí mismos. Esto garantiza que el agua llegue a todas partes.
  5. Esta bomba es también la que drena el agua sucia hacia las tuberías.
  6. Retirada el agua sucia, la bomba enjuaga los platos con agua limpia.
  7. Vuelve a drenarse.
  8. En algunos modelos o programas, un componente térmico calienta el aire y seca los platos.

A partir de este plan básico de funcionamiento, los modelos más actuales de lavavajillas, equipados con un miniordenador o un temporizador, pueden controlar variables tan diversas como el nivel del agua, para drenarla si fuera necesario antes de que el aparato se desborde, el grado de suciedad del agua que se elimina para saber cuándo están los platos limpios del todo, o incluso la temperatura y la presión del agua para adaptarse a distintos tipos de vajilla.

Componentes mecánicos de un lavavajillas

Como ves, no se trata de un proceso muy sofisticado. El funcionamiento de un lavavajillas se basa en un principio muy sencillo, pero no por ello menos eficaz. Repasemos los componentes más importantes para entender cómo funciona un lavavajillas:

La bomba de agua

Accionada por un motor eléctrico y montada en la parte inferior del lavavajillas, la bomba es la encargada de impulsar el agua con fuerza a los brazos rociadores giratorios y de drenarla invirtiendo la dirección del agua. Pueden ser reversibles, si son capaces de alternar ambas funciones, o por accionamiento directo, si su motor solo funciona en una dirección y es un solenoide el que cambia la dirección del agua.

Los brazos

Los brazos giratorios son los encargados de rociar el agua con fuerza sobre los platos y la vajilla sucia. Como principales responsables del lavado, conviene mimarlos como lo requieren lavándolos a menudo. Ten en cuenta que, si el agua es muy dura en tu región, se formarán cúmulos de cal en los surtidores que obstaculizarán la salida del agua.

La cajetilla del detergente

Para lavar platos en el lavavajillas, no puedes utilizar un detergente común, porque la espuma desbordaría el electrodoméstico. Los detergentes para el lavavajillas, en solución líquida o en pastilla , contienen componentes especiales para diluir los restos de comida y la grasa de los platos y están diseñados para ofrecer los mejores resultados. Cuando ha de añadir el detergente al agua ya calentada, el lavavajillas va tomando solo la dosis que necesita poco a poco, y no todo de golpe. Por eso, es importante controlar regularmente que la portezuela del depósito funciona correctamente.

El filtro

Este es un elemento de vital importancia, porque, con los lavados, la cal y los restos sólidos que no se han podido deshacer se van acumulando en el filtro y genera malos olores, problemas de evacuación del agua y a su vez de lavado. Es conveniente hacerle el caso debido y limpiar el filtro con regularidad, así como limpiar el mismo lavavajillas una vez al mes con vinagre o con un lavamáquinas.

Sabiendo cómo funciona un lavavajillas, ahora ya estás armado con el conocimiento que te permitirá cuidar a tu electrodoméstico con el mimo que necesita para que funcione mucho tiempo.

Historias que te pueden gustar