Somat Logo

Nuestra contribución a UNICEF

El acceso a una alimentación saludable es un derecho de todos

Desde 2019 Somat contribuye al programa global de nutrición de UNICEF para ayudar a reducir el número de niños y niñas que sufren desnutrición en todo el mundo, con el fin de que puedan sobrevivir, crecer y desarrollarse mejor.

© UNICEF/UN074440

Gracias al apoyo recibido a través de esta colaboración, UNICEF trabajará para mejorar la calidad de los alimentos que consume la infancia más vulnerable.
Si los alimentos que se encuentran disponibles de forma local no satisfacen las necesidades nutricionales, se fomentará el uso de alimentos enriquecidos y suplementos. Los niños y niñas que ya se vean afectados por formas graves de desnutrición aguda recibirán alimentos terapéuticos especializados y recomendados. El apoyo de UNICEF se centrará por un lado en el trabajo con gobiernos nacionales para implementar unas políticas nacionales adecuadas, y por otro lado en ayudar a las comunidades a ofrecer dietas  óptimas para niños y niñas.

¿A dónde se dirige nuestra ayuda?

Los fondos de la alianza entre Henkel y UNICEF se destinarán a las regiones y países donde más se necesiten, en concreto aquellos con la mayor carga de desnutrición: Sudeste Asiático y Pacífico, África Oriental y Meridional, Asia Meridional, y África Occidental y Central.

Este mapa/mundo está estilizado, no a escala. No refleja la posición de UNICEF sobre la situación legal de ningún país o área, ni sobre la delimitación de fronteras.

¿Cómo ayuda nuestra contribución a la labor de UNICEF para mejorar la nutrición?

Todos los días UNICEF ayuda a los niños y niñas más vulnerables, educando a las madres en materia de nutrición, enriqueciendo los alimentos con nutrientes esenciales y salvando las vidas de los niños y niñas que sufren desnutrición aguda grave. Además, UNICEF trabaja para proteger el estado nutricional de los niños y niñas en situaciones de crisis.

Estas actividades forman parte del programa global de nutrición de UNICEF y recibirán el apoyo de Somat:

© UNICEF/UNO156175
  • Tratamiento y cuidados para los niños y niñas con desnutrición aguda grave
  • Suplementos de vitamina A
  • Enriquecimiento de alimentos con vitaminas y minerales
  • Ayuda a las madres y a los niños y niñas en casos de emergencia humanitaria
  • Protección, fomento y apoyo de la lactancia y la alimentación complementaria

Con la mejora de las dietas y las prácticas alimentarias, así como el acceso a los servicios de nutrición esencial, y en combinación con el acceso a la atención sanitaria y a entornos saludables, tenemos el poder de detener la desnutrición antes de que empiece y garantizar un futuro mejor para los niños, niñas y sus familias.

LA HISTORIA DE EVANS

Lo que significó en la vida de Evans la contribución al programa global de nutrición de UNICEF

©UNICEF/UN0273233/Ndinda.

Cansado pero feliz: Evans Mumo, de 2 años y 7 meses de edad, descansa tras una comida equilibrada que ha preparado su madre.

Ahora Evans es un niño sano

©UNICEF/UN0259566/Ndinda

Evans vive en Kitui, Kenia. Su familia ha recibido la ayuda de un programa de nutrición respaldado por UNICEF.

La situación de su familia no siempre ha sido fácil. Kenia todavía se enfrenta a grandes desafíos. Casi la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Las continuas sequías y el peligro de una mala cosecha son frecuentes en África Oriental, y los niños, niñas y sus familias se ven amenazados por el hambre y la desnutrición.

El objetivo del programa es mejorar la situación nutricional de los niños y niñas durante los primeros 1.000 días de su vida, desde que se encuentran en el útero hasta que alcanzan los 2 años. Para ello se presta asesoramiento nutricional a través de voluntarios de salud comunitaria y una ayuda monetaria adicional para los hogares.

Gracias a este programa de nutrición, ahora Evans es un niño sano que obtiene todos los nutrientes que necesita de su dieta diaria. «Hoy en día Evans rara vez se pone enfermo», explica su cuidadora, Anastasia Kalekye Mumo, 38. «Las únicas veces que le llevo a la clínica es para el control de crecimiento y para cosas normales, como la gripe».

Gracias a este programa de nutrición, ahora Evans es un niño sano que obtiene todos los nutrientes que necesita de su dieta diaria.

«Antes de recibir el asesoramiento nutricional no sabía cómo preparar alimentos adecuados, solo unas gachas ligeras. El voluntario de salud comunitaria me enseñó a preparar los alimentos de forma adecuada y a incluir diferentes tipos de alimentos en la comida de mis hijos».

© UNICEF/UN00259568

Aviso legal

UNICEF no avala ninguna empresa, marca, producto o servicio.