Somat Logo

Tiramisú clásico

Ingredientes
Raciones: 6

  • 250 g queso mascarpone
  • 250 g bizcochos de soletilla
  • 2 huevos
  • 60 g azúcar glas
  • 100 ml café espresso
  • 3 cucharadas amaretto
  • 1 cucharada chocolate negro
  • 1 cucharada cacao en polvo sin azúcar
  • sal

Utensilios
recipiente grande, batidora manual con varillas, espátula de goma, fuente para horno, rallador fino, colador

Paso 1/4

2 huevos - 30 g de azúcar glas - 1 cucharada de amaretto - 250 g de queso mascarpone

recipiente grande - batidora manual con varillas

Separa los huevos. Bate las yemas de huevo con un poco de azúcar glas hasta que queden blanquecinas y esponjosas. Añade el amaretto y el mascarpone. Bate hasta conseguir una textura suave.

Paso 2/4

sal - 30 gr de azúcar glas

espátula de goma

Bate las claras de huevo con una pizca de sal hasta que queden a punto de nieve. Agrega el azúcar glas restante sin dejar de batir lentamente. Vierte cuidadosamente las claras de huevo batidas en la crema de mascarpone.

Paso 3/4

100 ml de café espresso - 2 cucharadas de amaretto - 250 g de bizcochos de soletilla - 1 cucharada de chocolate negro

fuente para horno - rallador fino

Mezcla el café espresso y el amaretto restante en un plato poco profundo. Sumerge brevemente los bizcochos de soletilla en la mezcla de café espresso y después coloca los bizcochos empapados formando capas en el fondo de la fuente para servir. Cubre con una capa de crema de mascarpone y remata con una fina capa de chocolate rallado.

Paso 4/4

1 cucharada de cacao en polvo sin azúcar

colador

Repite el proceso de formación de capas hasta usar todos los ingredientes. Termina con una capa de crema de mascarpone, chocolate rallado fino y cacao en polvo sin azúcar espolvoreado. Refrigera durante al menos 3 horas antes de servir. ¡A disfrutar!

¿Te preocupa el caos que se forma después de cocinar? ¡No te preocupes!

Una vez hayas disfrutado de tus #momentosjuntos, no tienes por qué preocuparte de los platos sucios.
Somat limpia hasta la suciedad más difícil de eliminar, como la grasa y la suciedad incrustada, para que tus platos enseguida vuelvan a estar perfectamente limpios.