Somat Logo

Pollo a la naranja sanguina con polenta

Ingredientes
Raciones: 4

  • 1 pollo
  • 3 naranjas sanguinas
  • 2 dientes de ajo
  • 10 hojas de salvia (divididas)
  • 30 g de arándanos deshidratados
  • 150 g de mantequilla (dividida)
  • 500 ml de caldo de verduras
  • 200 ml de leche
  • 180 g de polenta
  • 60 g de queso parmesano
  • 6 cucharadas de almendras fileteadas
  • mantequilla para engrasar
  • sal
  • pimienta

Utensilios: horno, tabla de cortar, rallador fino, exprimidor, cuchillo, cacerola, cuchara de madera, fuente de horno, pincel, sartén, batidora

Precalienta el horno a 180 °C/350 °F. Comenzando con la pechuga, despega apenas la piel del pollo con el mango de una cuchara, con mucho cuidado de no romper la piel. Reserva.

Pica el ajo, un poco más de la mitad de las hojas de salvia y los arándanos. Con un rallador fino, ralla toda la cáscara de una de las naranjas, exprímela y reserva. Corta el resto de las naranjas en rodajas.

Derrite dos tercios de la mantequilla en una pequeña cacerola. Añade el jugo y la cáscara de la naranja, los arándanos, la salvia y el ajo. Condimenta con sal y pimienta, mezcla y deja cocinar durante unos 3-4 minutos. Reserva.

Engrasa una fuente de horno con un poco de mantequilla. Coloca rodajas de naranja en el fondo de la fuente y conserva al menos tres rodajas para la hora de servir.

Unta un poco de mantequilla debajo de la piel del pollo, entre la pechuga y la piel. Coloca el pollo en la fuente y ayúdate con el pincel para cubrirlo con la salsa de naranjas. Hornea a 180 °C/350 °F durante unos 60 minutos, pincelando un poco más de salsa cada 20 minutos.

Tuesta las almendras en una sartén durante 3-4 minutos o hasta que se doren.

Mientras el pollo está Hornear, cocina la polenta. Echa el caldo de verduras y la leche en una cacerola. Condimenta con sal y pimienta y deja que hierva. Vierte la polenta mientras remueves. Déjala que se cocine a fuego medio-alto durante unos 15 minutos, sin dejar de remover. Cuando la polenta esté lista, añade queso parmesano y el resto de la mantequilla.

Sirve la polenta y añade las almendras tostadas por encima. Saca el pollo del horno, sírvelo entero y decóralo con las rodajas de naranja y las hojas de salvia.

¿Te preocupa el desastre que se forma después de cocinar? ¡No te preocupes!

Una vez hayas disfrutado de tus #momentosjuntos, no tienes por qué preocuparte de los platos sucios. Somat limpia hasta la suciedad más difícil de eliminar, como la grasa y la suciedad incrustada, para que tus platos enseguida vuelvan a estar perfectamente limpios.