Somat Logo

Pasta con salsa cremosa de aguacate y lima

Ingredientes
Raciones: 2

  • 250 g de espaguetis de espelta
  • 2 aguacates
  • 1 diente de ajo
  • 10 tomates cherry
  • 40 g de rúcula
  • ½ cebolla
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 200 ml de zumo de naranja
  • 1 cucharadita de sirope de agave
  • ½ lima (en zumo)
  • 200 ml de caldo de verduras o agua de cocer la pasta
  • 2 cucharadas de orégano fresco para aderezar
  • sal
  • pimienta
Utensilios: cazuela grande con tapa, trituradora o licuadora, tabla de cortar, cuchillo, sartén grande

En una cazuela grande con tapa calienta el agua a fuego medio-alto hasta que hierva. Añade sal al agua y a continuación los espaguetis de espelta. Baja la cazuela a fuego medio y cuécelos durante aprox. 8 – 10 min, hasta que queden al dente.

Mientras prepararemos la salsa y los aderezos. Pela el aguacate y retira el hueso. Corta la carne del aguacate en trozos pequeños. Corta los tomates en cuartos y pica la rúcula en trozos no muy pequeños. Reserva los tomates y la rúcula para el momento de servir. Pela el diente de ajo y pica la cebolla. Pasa el aguacate a la trituradora o licuadora.

Añade el ajo, la cebolla picada, el aceite de oliva, el zumo de naranja, el sirope de agave y el zumo de lima a la trituradora. Adereza con sal y pimienta. Mezcla el conjunto a velocidad alta durante aprox. 30 segundos, hasta que quede una pasa suave y cremosa. Añade el caldo de verduras o el agua de cocer la pasta y mezcla a velocidad alta durante 10 segundos más.

Una vez esté cocida la pasta, escúrrela y pásala a una sartén grande. Añade la salsa de aguacate y remueve hasta que la pasta quede bien recubierta. Calienta la pasta a fuego bajo durante aprox. 2 min. Aderézala con sal y pimienta y divídela entre los platos.

Antes de servir añade los tomates en cuartos.

Espolvorea con orégano fresco y añade la rúcula. Sírvelo al momento. ¡A disfrutar!

¿Te preocupa el desastre que se forma después de cocinar? ¡No te preocupes!

Una vez hayas disfrutado de tu momento #momentosjuntos no tienes por qué preocuparte de los platos sucios.
Somat limpia hasta la suciedad más difícil de eliminar, como la grasa y la suciedad incrustada, para que tus platos enseguida vuelvan a estar perfectamente limpios.