Somat Logo

Ñoquis de calabaza con mantequilla, salvia, nueces y beicon ahumado

Ingredientes
Raciones: 4

  • 1 kg de calabaza Hokkaido
  • 20 hojas de salvia
  • 70 g de nueces
  • 150 g de beicon ahumado (picado)
  • 300 g de patatas
  • 200 g de fécula de patata
  • 8 cucharadas de harina de maíz
  • 50 g de queso parmesano (rallado)
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de ricota
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 50 g de mantequilla
  • sal 
  • pimienta
  • comino molido 
  • nuez moscada molida
  • harina para espolvorear

Utensilios: placa para horno, horno, tabla de cortar, cuchillo, pelador, pasapurés, olla, recipiente grande, colador, prensa de ajos, licuadora de mano, espátula de goma, espumadera, sartén grande, cuchara de madera, rallador

Precalienta el horno a 200°C/400°F. Corta la calabaza Hokkaido por la mitad y quítale las semillas. Corta en cuñas, y luego pica la calabaza y pásala a una placa para horno. Hornea durante aprox. 30 minutos o hasta que la calabaza esté blanda, y a continuación saca del horno y deja a un lado para que se enfríe.

Mientras tanto, pela las patatas y añádelas a una olla con agua. Cuécelas hasta que se ablanden, escurre a continuación y pásalas a un recipiente grande. Haz puré las patatas hasta que tengan una textura suave.

Añade la calabaza picada a un vaso medidor de líquidos y hazla puré hasta que tenga una textura suave utilizando una licuadora de mano. Añade el puré de calabaza, la fécula de patata, la harina de maíz, el queso parmesano, la yema de huevo, la ricota y el ajo rallado al puré de patatas. Condimenta con sal, pimienta, comino molido y nuez moscada molida. Remueve bien hasta que se forme una masa ligeramente pegajosa.

Enharina una superficie de trabajo limpia, añade un poco de masa y enrolla para formar un tronquito. Haz lo mismo con el resto de la masa. Corta en trozos pequeños y enrolla para formar bolitas. Para crear las muescas típicas de los ñoquis, enrolla cada ñoqui sobre los dientes de un tenedor y a continuación pásalos a una placa para horno enharinada.

Hierve agua en una olla grande y añade los ñoquis en varias tandas. Cuando empiezan a flotar es que están listos, y pueden retirarse cuidadosamente utilizando una espumadera.

Mientras tanto, calienta una sartén grande a fuego medio-alto y fríe el beicon ahumado picado hasta que quede crujiente. Retira de la sartén y reserva. Pica las nueces en trozos grandes.

Calienta aceite en la sartén y añade mantequilla. Añade los ñoquis y fríe, removiendo de vez en cuando. Añade las nueces, las hojas de salvia y el beicon frito. Fríe hasta que la salvia quede crujiente y la mantequilla se dore. Condimenta con sal y pimienta, retira del fuego y sirve inmediatamente. ¡A disfrutar!

¿Te preocupa el desastre que se forma después de cocinar? ¡No te preocupes!

Una vez hayas disfrutado de tus #momentosjuntos, no tienes por qué preocuparte de los platos sucios. Somat limpia hasta la suciedad más difícil de eliminar, como la grasa y la suciedad incrustada, para que tus platos vuelvan a estar perfectamente limpios enseguida.