Somat Logo

Cous-cous de brócoli asado de cinco ingredientes con yogur con limón

Ingredientes
Raciones: 2

  • ½ cabeza de brócoli
  • 120 g de cous-cous
  • 1 limón (ralladura y jugo, por separado)
  • 100 g de yogur entero griego
  • 50 g de avellanas
  • 235 ml agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Utensilios: sartén, rallador fino, exprimidor, espátula de goma, tabla de cortar, cuchillo, recipiente pequeño, cuchara de madera, recipiente para horno

Ralla la cáscara del limón y exprímelo. Corta las cabecitas del brócoli a lo largo, asegurándote de que los arbolitos queden pegados al tallo. Tuesta las avellanas en una sartén (preferiblemente de hierro fundido) hasta que comiences a sentir el aroma, unos 3 minutos. Pícalas y déjalas a un lado. En un recipiente pequeño, añade la mitad del jugo del limón al yogur y condimenta con sal y pimienta. Mézclalo bien y apártalo.

En una olla, pon agua a hervir. Añade el cous-cous en un recipiente grande para horno y condiméntalo con sal. Vierte el agua hirviendo sobre el cous-cous, tapa el recipiente y déjalo así durante unos 10-15 minutos. En algún momento dentro de ese tiempo, remuévelo. Haz un hueco y añade la mitad de la ralladura del limón, la mitad del aceite de oliva, la mitad de las avellanas tostadas, y condimenta con sal y pimienta a gusto. Mézclalo bien y reserva.

Toma la misma sartén que usaste para tostar las avellanas y colócala sobre fuego medio-alto. Añade el aceite de oliva y coloca el brócoli, con el lado del corte hacia abajo. Cocina 1-2 minutos de cada lado o hasta que el brócoli se haya dorado.

En un recipiente pequeño, vuelca el brócoli asado y lo que quede del jugo de limón, la ralladura y un poco de sal. En un plato, coloca una cucharada de yogur, y añade el cous-cous y el brócoli, y luego echa el resto de las avellanas tostadas por encima. ¡A disfrutar!

¿Te preocupa el desastre que se forma después de cocinar? ¡No te preocupes!

Una vez hayas disfrutado de tus #momentosjuntos, no tienes por qué preocuparte de los platos sucios. Somat limpia hasta la suciedad más difícil de eliminar, como la grasa y la suciedad incrustada, para que tus platos enseguida vuelvan a estar perfectamente limpios.