Somat Logo

Bol de quinoa para el desayuno

Ingredientes
Raciones: 2

  • 200 g de quinoa
  • ½ cubo de caldo
  • 400 g de tomates cherry
  • 1 cucharada de romero
  • ½ aguacate
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de jarabe de agave
  • 1 cucharada de pasta de miso blanco
  • 1 cucharada de mostaza
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • 2 cucharadas de aceite neutro
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 1 cucharada de agua
  • 2 huevos
  • 30 g de brotes de espinaca
  • 2 cucharaditas de dukkah
  • 1 cucharada de brotes de remolacha
  • sal marina
  • pimienta
  • jugo de limón para servir

Utensilios: olla grande, sartén, tabla de cortar, cuchillo, espátula, recipiente pequeño, olla pequeña

Coloca la quinoa en el colador y enjuágala bajo el agua fría. Coloca agua fría en una olla, añade la quinoa y el caldo, y cocina siguiendo las instrucciones del paquete. Reserva.

Corta los tomates en mitades. Separa el romero de su tallo y pícalo. Pela el aguacate y quítale el hueso. Luego, córtalo en cubos y reserva. Echa aceite de oliva en una sartén sobre un fuego medio-alto. Añade los tomates, el romero y el jarabe de agave, y cocina durante unos 15 minutos o hasta que los tomates espesen. Revuelve de vez en cuando, luego apártalo.

Para la salsa de miso, añade la pasta de miso blanco, el aceite de sésamo, el aceite neutro, el jugo de limón y el agua en un recipiente pequeño, y mezcla hasta que quede una textura suave. Condimenta con sal y pimienta a gusto.

Coloca agua en una pequeña olla y ponla a hervir. Cocina los huevos durante unos 6 minutos, y reserva. Coloca la quinoa en un bol para servir y échale por encima los cubos de aguacate, los tomates cocidos y la espinaca fresca. Coloca el huevo en el centro y termina el plato con un poco de salsa de miso, un poco de dukkah y los brotes de remolacha. Añade más sal, pimienta y jugo de limón a gusto... ¡y a disfrutar!

¿Te preocupa el desastre que se forma después de cocinar? ¡No te preocupes!

Una vez hayas disfrutado de tus #momentosjuntos, no tienes por qué preocuparte de los platos sucios. Somat limpia hasta la suciedad más difícil de eliminar, como la grasa y la suciedad incrustada, para que tus platos enseguida vuelvan a estar perfectamente limpios.